domingo, 30 de septiembre de 2007

El tuco, como a mí me gusta


Tengo derecho a elegir la salsa en la que voy a ser devorado. Esa era su frase de cabecera. En su pesimismo mantenía cierto dejo de esperanza. Como dice mi tía Rosi, era un cabrón, aunque no dejaba de ser un buen tipo. Los años de terapia lo llenaron de egoísmo, de una altanería asquerosa casi soberbia. Tenía la costumbre de hablar demasiado. Y su memoria prodigiosa guardaba con exquisitos detalles anécdotas propias y ajenas. Sabía agradar a hombres y mujeres, mayores y menores que él. No tenía medias tintas; te aceptaba o rechazaba al punto de insultarte gratuitamente, sin piedad. Pero tenía cierto ángel. No sé si era su aspecto de niño ingenuo, su corta estatura o su cabello largo. Esos ojos verdes cercados por su melena dorada, hechizaban a cualquiera. Bien pude haberme enamorado de él, pero ya sabemos que no me gustan los rubios.

2 comentarios:

ALTAZOR dijo...

Sabes cabrita, tenemos algo mas en comun, (el amor por la muñeca digo); tampoco me gustan los rubios, me da la idea de que a la hora de amra se hacen los H....tonteras mias, pero los morenos no lo hacen mejor....en realidad la cantidad de melanina que tengan en el cuerpo no nos influye en la bonhomía, un dia, espero, de verdad espero, podamos sentarnos frente a una taza de cafe, y decirte que a veces, solo a vces ddebemos aprender a convivir con lo menos malo de ciertos hombres. Respecto al hombre que pones en tu "radiografia"...lo que mas me muerde es que digas que los años de terapia lo habia vuelto egoista..............tiemblo con eso, yo soy terapeuta y morira solo de pensar que mi intervencion en otro ser humano, lo transforme en un ser egoista, eso seria como robarle su humanidad.
Sobrina...(porque supongo que la tia rosi soy yo; los seres humanos somos intrinsicamente buenos, somos creaturas de Dios y el nunca ha creado nada malo, es nuestro libre albedrio el que provoca la inclinación, pero si nos inclinamos al mal es un asunsto de circunstancias, y el rubio de tu salsa.....con esa tremenda deshumanidad, por simpatico que sea...al final se quedara solo como un dedo

besotes
(que latera te salio la tia
jajajajaja

Anfitrite dijo...

Terriblemente egoísta...pero en el fondo, un buen tipo...