miércoles, 2 de abril de 2008

Ratones

Comenzó a nombrarlo cada tanto. Como todo en ella es un estreno, le resté importancia. Le llamaba la atención el pequeño hueco sobre la pared por el que entra el cable del teléfono. Me preguntó si él podría entrar por allí. Le dije que no, que vivía en el Jardín. Imaginé libros de cuentos, títeres y muñecos de peluche. Me sorprendía su temor, no suele asustarse. Empezó a nombrarlo más seguido y ante cualquier ruidito parecía atenta a su posible aparición. Aunque me lo imaginaba, le pregunté qué era. Dijo que un ratón, pero que nunca lo había visto. Que está dentro de su salita, pero que no sale porque no le gusta el ruido que hacen los nenes. Dijo que sólo se le veían las patitas. La imagen de unos zapatitos colgando del techo se me vino a la cabeza y me quedé pensando en ella. El martes, entré a su sala y le dije a la maestra que quería conocer a Ratatá. Y resultó que las patitas no eran tales, sino huellas. Como casi toda construcción aquí, la sala es de madera, y en cada agujerito han pintado con un pincel fino, unas huellitas casi mínimas que ingresan en ellos. Le dije que Ratatá era un bebé porque las huellas eran muy chiquitas. Sonrió, y ahora muere por conocerlo.

8 comentarios:

La Diva de Banfield dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anfitrite dijo...

Hooola!!! Recién entré y me mandaste al freezer...y ahora volví acá y te encuentro...
Ésto es increíble...

Y si, volví...tuve visitas...ahora las noches son mías otra vez...

Gustavo Camacho dijo...

Hola Anfi, para que veas que no te he olvidado!.

PREMIO: Te he otorgado el premio al Blog Amigable, pasa a buscarlo por Necesaria.
Merecido!.

Saludos. Gracias.

PD: Hace tiempo no te veo por Necesaria. Te espero!.

Zeb dijo...

Pocas cosas me movilizan tanto como la inocencia y la ternura de los niños...

Yo tb quiero conocer a Ratatá!

Beso!

mc dijo...

Al menos pudo tener miedo un ratito! jajajaja
Qué hermoso relato, o extracto de la vida real. Me acuerdo que habló de él cuando yo estaba.

Novia de América dijo...

los amigos imaginarios son lo más lindo que puede haber (son perfectos, ideales, siempre juegan con nosostros, no están cansados y hacen todo lo que queremos) y ni hablar si se trata de ratones.

Yo tengo ratones imaginarios... o mejor dicho... lauchas en mi cabeza. UN BESO ENORME ENORME.

Anfitrite dijo...

Novia, volviste....otra vez de viaje???

Novia de América dijo...

nooooo, un poco perdida, pero hice dos posts en los últimos 10 días... maravilla para mí.