viernes, 31 de agosto de 2007

Maravillada


Ufff...acabo de leer algo que me dejó helada...Lo recibí esta tarde, pero lo dejé para esta noche, porque imaginé que iba a valer la pena leerlo en silencio...y es increíble...no pierdo (gracias a Dios) la capacidad de asombro...¿Cómo puede alguien esconderse tanto? ¿Cómo no se muere por gritar que vive, que ama la vida, que ve mucho más allá de lo que se le muestra?
En realidad, lo hizo y deseo que lo siga haciendo. Yo llegué tres años tarde...

3 comentarios:

MC dijo...

No llegaste tarde, comenzaste de nuevo.
Es como tu juego de la vida.

Anónimo dijo...

Nunca es tarde.

Anfitrite dijo...

El tiempo tiene la costumbre de volverse tirano. Y la distancia también.